http://sevillapedia.wikanda.es/wiki/Los_juas_en_Lebrija

http://www.ondalebrija.es/?p=25044

http://es.wikipedia.org/wiki/Fiesta_de_San_Juan


http://www.abcdesevilla.es/hemeroteca/historico-25-06-2007/sevilla/Home/los-juas-de-lebrija_1633901386313.html

Los Juas

La noche de San Juan es conocida y celebrada mundialmente como la más corta del año, coincide con el solsticio de verano simbolizando el triunfo de la luz sobre la oscuridad y el paso de la primavera al verano. El nombre de esta fiesta rinde homenaje al nacimiento de San Juan Bautista el 24 de junio cuyo padre, Zacarías, anunció su nacimiento encendiendo hogueras. Desde tiempos inmemorables se han practicado en esta noche todo tipo de ritos vinculados a la purificación, la fecundidad, la solicitud de la buena suerte y el alejamiento de la mala. Para conseguirlo, el fuego y el agua juegan un papel importante como símbolos de renovación y purificación. En los rituales de esta noche mágica los protagonistas principales son el agua y las hogueras que se encienden para que nos preserven de todo mal. Cuenta la leyenda que sus cenizas curan las enfermedades de la piel y que es conveniente saltar la hoguera un mínimo de tres veces para tener buena suerte durante todo el año.
Muchas y variadas son las celebraciones, costumbres y rituales en esta noche tan señalada. Celtas e íberos pensaban que las fuentes eran curativas, por lo que se cree que todas las aguas que se toman en la noche de San Juan son beneficiosas, incluso algunas personas se bañan de madrugada desnudas en ríos o en el mar.
En Lebrija existe una forma original de celebrar esta fiesta en la que los vecinos participan activamente construyendo grotescos muñecos de trapo llamados Júas que se exhiben en calles y plazas de la ciudad para ser quemados a las doce de la noche del 24 de junio. Estos representan a personajes famosos de nuestra sociedad o escenas de la vida cotidiana, y suponen una mirada satírica y llena de humor, la ridiculización de los temas sociales que protagonizan la actualidad.

Los Juas

Al investigar esta fiesta, por medio de preguntas realizadas a los mayores, averiguamos que la fiesta de los juas siempre se ha celebrado en la noche de San Juan. Las vecinas se reúnen y hacen muñecos de trapos, representan a personajes famosos de la Televisión o del pueblo.
Lo ponen en la puerta de una casa, cuelgan de un lado a otro de la calle todo tipo de prendas interiores la gente viene a verlo durante la tarde y la noche, hasta las 12, que es cuando se encienden las tracas y los queman, dando por finalizada la fiesta.
Sobre el origen de esta tradición, unos dicen que recuerdan a Judas, que vendió a Jesús y, al quemas los muñecos, es como si quemaran a Judas; otros dicen que se tiende la ropa interior para espantar a las brujas y se queman los muñecos simbolizando la destrucción de las brujas y alejar los malos espíritus.

Años 1950

El contenido a continuación son reflexiones personales de los usuarios sobre sus vivencias, sentimientos y recuerdos sobre Los juas en Lebrija .


Una señora que lleva muchos años «vistiendo a Juas» cuenta cómo lo celebraban cuando era niña en los años 1950:
"…la noche del 23, cuando estaban todos los niños acostados (entonces los niños no veían hacerlos), mi madre se ponía a hacer los Juas en el patio, que eran de trapos, se reunían el matrimonio y la niña. Nos quedábamos toda la madrugada, no se dormía; ¿para qué?. Después de vestir los Juas íbamos por los cántaros y cubos de agua a la fuente del Pilar, para regar y barrer la puerta. Decía mi madre: «Niña, el primer hombre que os de los buenos días con ese os tenéis que casar».

Al amanecer nos íbamos al Castillo a ver las ruedas de colores que aparecían, la rueda de Santa Catalina. Los juas amanecían ya sentados en la puerta por la mañana. Antes no se colgaban trapos en la calle como ahora. Detrás de la puerta ponía mi madre una cuerda con muchos zapatos viejos y unos pocos de calcetines al lado de los Juas, pero no colgaduras… Entonces no se hacían muchos; ahora imitan a todos los artistas, antes no. Tampoco se quemaban muñecos. Venía todo el pueblo a verlos; todo era una risa. Unos decían unas cosas, otros otras. Mi madre le ponía una machacaera.

El día se pasaba muy bien. Nos tirábamos toda la noche en la puerta, la calle no dormía; todos contando chistes, riéndonos. Se hacía la fiesta, se bailaba; cada uno hacía lo suyo. Yo, los juas los hago como antiguamente, yo no imito a fulano ni a mengano…"